Jaime García Elías

Maestro periodista y comunicador radiofónico, comentarista y conferencista, identificado por la voz sabia y honesta de su palabra y convicciones.

Gracias por ponerme al tanto de la presentación de tu libro en Puerto Vallarta. Espero que encuentres lectores a la altura de tu estatura intelectual, para que germine en ellos la semilla de tus inquietudes. Como de costumbre, mis mejores deseos para ti en lo personal y para todas tus empresas. Para ti, la sincera admiración y el afecto de siempre.

Luis Reyes Brambila

Don Luis Reyes Brambila. Periodista – Director fundador de prestigiado grupo editorial productor de varios periódicos locales de influencia regional en México. Opinión pronunciada en Febrero 2015.

“Un libro más que interesante.
Una autora que piensa para encontrar sentido
a lo enorme y pequeño que asombra
a los espíritus educados… en el noble trabajo del buen pensar”.

Cuando hay libertad de pensamiento, hay que pensar.
Cuando hay libertad de expresión, hay que expresarnos.
Las Libertades existen para utilizarlas. Para ponerlas a prueba.
Para usarlas y ver lo que sucede.

Pensar y expresarse son valores que toma muy en serio Georgina Rodríguez Martínez. Ella de sí misma llega a decir: “Soy lo que escribo”. Georgina piensa y piensa. Piensa muchas cosas grandes. Como que repasa los temas torales de los grandes pensadores que en la humanidad han sido, para encontrarle sentido a su vida, a su ambiente, a lo enorme y pequeño que asombra a los espíritus educados.

Es un constante no dejar llegar lo que ella llama “ausencias”. A saber: Ausencia de fe. Ausencia de seguridad. Ausencia de conocimiento propio. Ausencia de luz en la vida. Ausencia de posibilidades. Ausencia de respuestas. Ausencia de incertidumbres. Otros entienden como “soledad” a esas ausencias. Georgina les llama: vacíos, ausencias. Los vacíos pueden llenarse y se colman. Las ausencias también. Pero hay que trabajar y trabajar en ello. El noble trabajo de pensar.

Georgina reniega contra la superficialidad. Invita a pensar en los temas centrales (trascendentales) de la vida desde lo individual, lo colectivo, lo universal. Enorme tarea que ofrece la máxima satisfacción a quien la acepta: disfrutar el camino hacia el encuentro con la verdad. Reto enorme que otros plantearon como “acostumbrarnos a vivir con nuestras buenas preguntas”. Seres racionales que utilizan la razón. El interrogante inspirador, la duda que empuje. La búsqueda del camino, del método y el rigor para no salir de las reglas probadas para conocer con certeza; que de eso se trata el buen pensar.

Pensar, reflexionar, encontrar, discutir, modificar, cambiar, avanzar. La dialéctica en movimiento de la tesis-antítesis-síntesis… y el necesario volver a pensar. ¿Pensar por pensar? ¿Pensar sin hacer? ¿Pensar para cambiar en un constante: prueba-error; prueba-error? ¿Pensar para encontrar felicidad que todos tenemos derecho de buscar?

Con la autora de “Reinventarnos” aquí. En este ambiente donde fácil se perciben: Tiempo, Espacio, Energía y Materia, aprovechemos la presencia de Georgina Rodríguez para escuchar de ella la misión que se propuso al escribir y publicar un libro que cala tan hondo. Muchas Gracias.

Gabriel Ibarra Bourjac

Periodista y director de semanario político y programa radiofónico, analista y comentarista, impulsor en México del Programa "Prensa-Escuela" que tiene como objetivo generar los lectores del futuro, ganador de varios premios de periodismo entre éstos el Premio Continental de la Sociedad Interamericana de Prensa al mejor programa del diario en la educación en el concepto Valores, junto con su esposa Alma Chávez Guth.

¿QUÉ REPRESENTA,QUÉ VALOR TIENE LA PALABRA REINVENTARNOS? ¿ES POSIBLE REINVENTAR NUESTRAS VIDAS? EL CAMINAR LO ANDADO, NO SE PUEDE REGRESAR, ES CIERTO, PERO CUANDO SE TIENE CONCIENCIA DEL SER, DEL HOY, DE LO QUE SOMOS Y HAY VOLUNTAD DE CAMBIO PARA SER MEJORES Y PODER DARLE SENTIDO A LA VIDA, ES PRECISO REINVENTARNOS.

El domingo anterior en el marco de la culminación de la Feria Internacional del libro (FIL 2014) tuve la fortuna de participar en la presentación de un libro que me ha conducido a la introspección y reflexión, escrito por mi querida y admirada amiga periodista Georgina Rodríguez (nayarita y vallartense por adopción) titulado «Reinventarnos es elemental, sueños de la razón». Reinventarnos es una obra inspiradora, reflexiva, analítica, crítica, altamente propositiva. Georgina es una mujer libre, con mente libre. Una libertad de conciencia que ha logrado por derecho propio, por decisión, convicción. Es una mente libre que vuela, crea, reflexiona. Piensa y piensa mucho. El pensar no es nada extraordinario. Cualquiera lo puede hacer. Es lo ordinario. Pero este proceso de pensamiento que ha impulsado a Georgina, la ha llevado a un estado de plena maduración del ser. Del «zoon politikón» aristotélico, de ese «animal político» o «animal cívico», ser pensante, ser humano, ser social, sensible y que distinto a los animales posee la capacidad de relacionarse políticamente, es decir, crear sociedades y organizar la vida en ciudades. Sin embargo, tal pareciera que en el devenir histórico ese «animal político» se pervierte, se desvía, pierde el rumbo, agarra monte, como dicen en mi tierra. Y aquí es donde nos sorprende Georgina con su obra «REINVENTARNOS», Sueños de la Razón. Y vaya que requerimos reinventarnos como ciudadanos, como familia, como sociedad. Georgina, en su caminar por la vida, se la ha pasado buscando respuestas sobre temas fundamentales del mundo, de nuestra relación con la naturaleza, con Dios, nuestra Cosmovisión, con la política y el orden mundial o desorden mundial prevaleciente. En su obra que nos comparte y que son una serie de reflexiones profundas, Georgina nos muestra estar en una dimensión superior al común de la gente. Nos muestra una plena conciencia del ser y el deber ser, cuando nos habla de la construcción de un nuevo mundo y nuevo ser en humanidad, hacedor distinto de las cosas e inventor de otras formas hacia la naturaleza, el planeta, la humanidad misma, hacia Dios. «Para no quedarnos sin tiempo, para no quedarnos sin vida, para no quedarnos sin sueños… Sin la esperanza que es fe, sin la fe que es horizonte y ánimo, sin el ánimo que es voluntad y grandeza, para convertirnos y evolucionarnos. REINVENTARNOS es la palabra clave. REINVENTARNOS es un libro que no solamente

se debe de leer. Es un libro para el ejercicio libre de reflexión, de introspección desde y hacia los senderos tan intrincados de nuestra mente que conducen a pensamientos a un cambio profundo que hemos recorrido en la vida. Dice Georgina: «Somos lo que pensamos, somos lo que hacemos, lo que decimos, lo que decidimos, lo que creemos. Somos la idea de lo que somos… a veces somos lo que soñamos». ¿Qué somos? Se pregunta. Y responde: «Quizá somos lo más simple del universo, lo más mínimo y lo más grandioso. Lo que aprendemos y en lo que creemos nos condiciona, nos limita o nos potencializa, nos transforma y evoluciona en la característica principal que nos define aquí en esencia. Estamos para experimentar la sensación humana y divina de ser, de existir y de creer. Repercutir incesante en el hacer de la vida».

EL APÓSTOL DE LA PAZ DEL SIGLO XX

Me pongo a reflexionar sobre grandes personajes de nuestra vida y nuestro tiempo que se reinventaron. ¿Si a usted se le preguntara quién logró reinventarse? De vivir una vida azarosa, violenta, paradójica y con mucho dolor, logró superar esa adversidad para salir de las cenizas y hacer el bien. ¿Quién ha tenido la fuerza y el valor de reinventarse? Y me llega un nombre: Nelson Mandela, que vino a cambiar la historia de Sudáfrica. 30 años en la cárcel, acusado de terrorismo, participar en crímenes. Cierto o falso de aquellas acusaciones, vivir 28 años en la cárcel, qué impacto puede tener en alguna vida. La cárcel destruye, aniquila. Le dicen que es la alta escuela del crimen. Mandela pagó la condena que la justicia le aplicó, salió y se dedicó a hacer el bien. Se reinventó. Cambió la historia del racismo en Sudáfrica, su país. Con su mensaje de paz, contra el odio y la violencia, llegó a la Presidencia de aquella nación y se convirtió en Premio Nobel de la Paz. Fue el apóstol de la paz del siglo XX. «Para no quedarnos sin tiempo, para no quedarnos sin vida, para no quedarnos sin sueños… Sin la esperanza que es fe, sin la fe que es horizonte y ánimo, sin el ánimo que es voluntad y grandeza, para convertirnos y evolucionarnos». REINVENTARNOS es la palabra clave, nos invita Georgina. Bien por esa gran obra. Reflexionemos. La época es más que propicia.